II

lo más extraordinario que me puede suceder
es que tengo veinte años
y que he renunciado
a no hacer otra cosa que sobrevivir
a costa de un límite intacto
a costa de una tenaza calcinada
por el presagio infantil
con que asombran los naufragios

Wolf Roitman