Llega un punto
en que solo somos libres
para saltar –o no–
de un tren en marcha.
Ese tren que cogimos
demasiado temprano.

Vanesa Pérez Sauquillo

Anuncios