Podría decirse: llueve
hay cientos
de inesperadas
gotas
cayéndose del mundo,
como si se tratara de una esperanza fría
que cae y cae y cae,
sobre un recuerdo seco,
y cae,
aunque sabemos,
que ya no brotará
la vida entre las piedras.

Podría decirse: llueve,
como quien dice insiste.

Valeria Pariso

Anuncios