Si algún día te marchas

El que lleva la cuenta de los amaneceres

me interpretó las palabras del universo:

Si algún día te alejas,

recuerda poner en tu morral de ixtle,

un rayito de la luz de mis ojos

para que ilumine tu camino

y no te pierdas entre las tramposas flores,

espinas revestidas con el follaje de la delicia.

Llévate la ternura de mi corazón,

su aroma te guiará por el sendero de la vida

para que el bejuco del olvido no enrede tus pies

y te impida dar el paso del retorno.

Si un día te marchas, y no extravías tus raíces,

por donde pases y te adentres.

No tendrás tropiezos, ni te desviarás del camino,

mirarás y encontrarás prosperidad,

a tu retorno, recibirás la cascada de mi cariño.

 

Rosario Patricio

Anuncios