La gente de mi pueblo
es iracunda
como esclavos de tártaros.

Todas las mujeres
de mi familia
tienen un talismán
que las protege.

Yo no, pero miento
para que me traten
con cuidado.

Natalia Litvinova

Cadena alimenticia

Cuando quise decir tu nombre
me salieron flores en la boca.
Negras, con un centro de estrellas.
Las abejas intentaron libar su néctar
y succionaron tu nombre venenosos.