Y es verdad

Hubo muchas visitas para una sola vida.

Hubo:
estuvieron el hambre y la perra-muerte,
y detrás del cercado la miseria
daba pasos en el sitio, esperaba en su refugio;
quién sería el próximo en confundirse
y en beber un vaso más
de tragedia.
Y de noche, bajo el piso,
la preocupación roía en silencio como los ratones.

Pero pregúntales:
¿Quién iba a visitarlos?

Entonces, cuando ya el aliento les quita el pan de la frase,
tapando todo lo malo,
dirán así:
venía a vernos la tierra y nos traía flores.

Y es verdad.

Milán Rufus

Anuncios