Yo a veces te extraño
—o eso creo —
y no sé si es a vos
o a esa sensación
de calidez
de hogar
de haber llegado a puerto seguro

¡Ay! sí me nacen ganas
irrefrenables
de quedarme ahí
cuatro minutos
o una tarde
hecha un ovillo
en tu regazo

María Ester Alonso