Aparato

Ojo con que el orador —¿es un poeta?—
en el podio no se ponga a usar metáforas
u otros modismos faltos de claridad inmediata.
Ojo con que el silencio entre líneas no quede colgado

en tu cabeza como un canto polifónico incomprensible
nubes de frases donde triunfan las formas poco claras
con resultados incontrolables y sonidos extraños.
Todos sabemos que experimento es otra palabra

para desesperación y pérdida de tiempo.
Todos sabemos que el artista es un elefante
que necesita demasiado espacio come demasiada hoja.
Pero ¿dónde inquiere el elefante está la cristalería

en que pueda deambular dónde está el frágil cristal
que tambaleando y armando aparato pueda hacer
añicos? El elefante se revuelca como una alfombra
cansada y pesada y se estira. Los elefantes lloran bajito

pero los elefantes nunca lloran solos y su llanto
cubre cual coro polifónico la corteza terrestre
con una fina telaraña tejida de tonos y sonidos
como de esporas de moho. Nos advierten

de cargas y bombas y beneficios a corto plazo.
Oyen un mundo que se encoge y cruje.
Lloran por las madres de chicos fugitivos.
Por la madre del chico sempiterno.

Por las chicas que siguen
y donde inquieren los elefantes están los padres.
Hago trizas un elefante de porcelana.
El animal aquí no está en su sitio.

Tal vez solo el niño que clama con rabia:
“¡ahí viene el trueno!” antes de hacer saltar
un trompo en torno a la muerte no anunciada.

El público está cansado y embebido del final.
El apuntador sopla: no hay recepción.

La sala así englobada seguro que se ha encogido.

Maria Barnas

Lobo problemático

Los interesados debatieron largo y tendido.
Las condiciones que el problemático lobo
debe reunir son si no del todo opacas
por lo menos caprichosas y de índole variada.

No queremos sembrar la zozobra pero
tenemos pruebas: el lobo anda cerca.
Una y otra vez franquea el límite
de los marcos establecidos y la admisibilidad.

La bestia se desliza por el patio trasero y afila
las uñas en la carbonera. Se lame el húmedo pelaje
antes de esconderse debajo de la cama

donde aún hemos de dormir. Un arbusto nocturno
extiende las agudas ramas en el vientre.
¿Hiciste tú ese ruido? Así no puedo aullar.

Maria Barnas

Por qué no soy pintor

No soy pintor, soy poeta.
¿Por qué? Creo que preferiría ser
pintor, pero no lo soy.
Frank O’ Hara

Mi mirada por un resquicio estima el espacio
a la altura de un horizonte tirante.

Lazos y líneas perforan de flanco los puntos
de fuga describiendo lo que escapa.

Veo que los considerandos son medibles: los sopeso
en una mano que tú aprietas y con ella doy un golpe

en la mesa como con un puño. Oigo cómo
retumba en la habitación contigua.

Deja que se encarame en ti el niño y mantén a distancia
mejilla con mejilla el mundo.

Cierra una puerta para provocar algo:
una forma de seguridad en la casa

descolorida ligeramente desplazada. Los suelos
ceden y se hienden las paredes.

Tengo un pincel pero no encuentro centro.
Ni margen por donde empezar.

Maria Barnas