Me casé contigo

Me casé contigo por las razones equivocadas,
seducida por tu peligrosa historia familiar,
por los inocentes músculos, que abultaban bajo tu camisa
como armas ocultas, por tus vínculos ingenuos,
los colores de retazos pintados de atardecer.
Seducida también por lo que suponías
acerca de mí: mi serenidad -ese espejo a la espera de ser
rajado-, mis llamativas acrobacias con los cuchillos en la cocina.
Qué equivocados estábamos el uno acerca del otro,
y qué felices hemos sido.

Linda Pastan