Contigo bailaría una pieza lenta

Contigo bailaría una pieza lenta

Daría un paso

Una habilidad de mundo con recortes y alientos que se

noten.

Daría la vuelta, la visita al frío de un ventanal

donde se huye otra vez de aquella música

que me colocaste a la mañana.

Con la pieza lenta que recorta el espacio, la edad de uno

Y el tiempo perdido.

Y bailaría lo lento con su forma: al giro dado,

al paso de dos, la vida corta.

Bailaría lento contigo la pieza que se oblicua,

que se inclina hacia el paso, al pasadizo, a los hoteles,

los pasillos, los pasados.

No iría con mis pasos hacia ninguna parte, iría hacia la ida

que provoca la vuelta.

Ya no hay tiempo para olvidar pasillos sobre los pasos

cortos que van hacia la pieza.

Bailaría lento como decir: se escucha la música de calle,

la visita y el humo que florece.

Entraría como se dice juntos sobre la misma pieza,

en el mismo piso que se baila,

en la misma sala, en la misma madera que se pisa.

Lo contigo, lo lento es un decir.

Se canta con el cuerpo

Se ama con la ronda baja.

Juano Villafaño

Anuncios

El deseo

Ella en el río Esmeraldas, año 1976.

Un caballito de fuego sobre el río

y la blusa de su cuerpo en una sombra que indica el sentido

del sol

invadida de arenas y situaciones anónimas

sobre la fiesta en que el jinete se enciende para quebrar

los vidrios

y corren en tus piernas

esos caballos que saltaban el agua.

Sobre el río que la tarde inventa

los cascos y los dueños azules

el dolor de la máscara y tu boca tendida

en un rouge rojo suspendido en el aire

al aliento que despedía la isla y marcaba los espejos.

Te devoraban encima

pequeños animales

en la quietud del espanto y la humedad del deseo.

No es inoportuno ahora terminar

iniciar otra historia llena de caballos

de otro tiempo de tarde

de arenas

de tu cuerpo armado de fuego sobre el río.

Juano Villafañe

Parque de los periodistas

Ella le llevaba sus almuerzos al parque

-debe ser hermoso para los pájaros que ella vaya

le lleve sus asuntos

su pollera.

Él debe almorzar sobre su falda

hacer las lágrimas de un trabajo duro

porque ella sabe que el amor es difícil

y hay que almorzar para dolerse.

Yo sólo paso y la miro tenue

-también tendré un almuerzo sobre el parque

a todos nos toca un amor debajo de los pájaros

a todos nos toca

el combate arriba de la tierra.

Juano Villafañe

Ella

Ella podía enamorarse a las tres de la tarde

salir con su blusa al mundo

o mirarse al espejo.

Ella era esbelta

difícilmente esbelta

más próxima al amor que a los objetos.

Ella podía abandonar el dolor

salir una mañana

terminar agotada

y agotarme.

Ella podía darse vuelta sobre sí

abrir la puerta

contemplarme.

Por eso es preciso beber, olvidar, dormirme,

alcanzar de nuevo este silencio.

Juano Villafañe