III

yo tenía un martillo para el mar
y ya
y nunca
también en el mar

ahora salgo a balear la noche
porque sé
porque puedo
porque sólo podrán matarme con sonidos

niños de todas partes
en todas partes
con el abismo en todas partes

lo único que florece es la calle

Jorge Enrique Móbili

Anuncios