No es que el morir nos duela tanto –

Es el vivir – lo que nos duele más –

Pero el Morir – es un camino distinto –

Una variedad detrás de la Puerta –

La Costumbre Sureña – del Pájaro –

Que antes de que lleguen las heladas –

Acepta una Latitud mejor –

Nosotras – somos los Pájaros – que se quedan.

Las Ateridas en torno a las puertas del Campesino –

Por cuya miga reacia –

Pactamos – hasta que las Nieves compasivas

Persuadan a nuestras plumas a Casa

Emily Dickinson

Anuncios

310

De Claro a Claro –
Un Camino sin Sentido
Para pies Mecánicos –
Para avanzar – o parar – o perecer
Daba lo mismo –

Si al fin gané
El fin va más allá
El Indefinido revelado –
Cerré mis ojos – anduve a tientas
Y había más Luz – para estar Ciega

Emily Dickinson

191

No tuve tiempo para Odiar –
Porque la Tumba
Me iba a ocultar –
Y la Vida no era
Tan grande que no pudiera
Terminar – la Enemistad ­

Tampoco tuve tiempo para Amar –
Pero dado que
Algo tenemos que hacer –
El Trabajito del Amor –
Pensé – tal vez –
Sea suficiente para Mí –

Emily Dickinson