Cuando deba dormir

Oh, cuando deba dormir
Lo haré sin identidad,
ya no me importará el caer de la lluvia
o si la nieve cubre mis pies.
El cielo no promete salvajes deseos,
Podrán cumplirse, acaso la mitad.
El infierno y sus amenazas,
Con sus inextinguibles brasas
Jamás someterá esta voluntad.

Por lo tanto digo, repitiendo lo mismo,
Todavía, y hasta que muera lo diré:
Tres Dioses dentro de este pequeño marco
Guerrean día y noche.
El cielo no los mantendrá a todos, sin embargo
ellos se aferran a mí;
Y míos serán hasta que el olvido
cubra el resto de mi ser.

¡Cuando el Tiempo busque mi pecho para soñar
todas las batallas concluirán!
Pues llegará el día en el que deba reposar
sin volver a sufrir, nunca más.

Emily Brontë 

Anuncios