Que nadie me ame
mi tierra está deshabitada y es hostil
que ninguna lengua me alabe
mi nombre no salva
que nadie hunda sus dedos en mi piel
sembrada de cardos
que no proclamen sus amores
en mis cavernas sin eco

Que me abran paso para ir en busca
de quien no me ama

Sandra De la Torre Guarderas

Kavafiana

El deseo aparece de repente,
en cualquier parte, a propósito de nada.
En la cocina, caminando por la calle.
Basta una mirada, un ademán, un roce.
Pero dos cuerpos
tienen también su amanecer y su ocaso,
su rutina de amor y de sueños,
de gestos sabidos hasta el cansancio.
Se dispersan las risas, se deforman.
Hay cenizas en las bocas
y el íntimo desdén.
Dos cuerpos tienen su vida
y su muerte el uno frente al otro.
Basta el silencio

María Mercedes Carranza