desde lo oscuro
de mi cuarto
te veo,
conversando alegre,
riendo,
compartiendo y
amando.
discutiendo,
pero siempre
disfrazando
tu soledad
de muchas noches.

María Emilia Cornejo