La espera

Nada es tan largo
como la espera.
Olvidamos la sombra
de las cosas
mientras dura el solsticio.
Un instante después
ya estamos esperando.
Esperamos lahora
de comer,
una pausa entre sueño
y duermevela,
nos posee un impulso
de peatones
y extrañamos los días
de nuestro andar a solas.
Hay señales,
veranos y camiones
que confirman
los tramos de paréntesis
de lo que siempre viene.
Arribamos por fin
a la estación prevista,
ola estación nos llega
desbordándose,
y queremos salir
pronto y sin polvo.
El calor y las moscas
nos apuran.
Llegar es un comienzo.
Una cita pactada
nos promueve
de flores recibidas
a pájaros en tránsito.
Se nos gastan los tenis,
se acerca el fin de curso,
se nos tiricia el pollo
que ayer nos regalaron.
Pero la espera, siempre:
un camino de hallazgos
nos reclama.

Eduardo Hurtado

Anuncios

Un comentario en “La espera”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s