tiene que haber un lazo rojo en algún sitio
entre los hospitales inmensos fantasmas
se ve un anciano tremendamente sólo
que se pregunta cómo ha llegado hasta aquel sitio
yo busco desesperada el lazo rojo y no lo encuentro sé que tenía un color muy intenso
y me da miedo que pierda algo de brillo
el anciano arranca a llorar como una locomotora
y no entiendo por qué no quedan nubes y él está triste mi sombra se encoge al recordar algo
del cielo cuelgan frases como ropa tendida

“rompimos los relojes”
y tú al final de un túnel del que salí reptando con tu mirada limpia me devuelves la imagen: soy yo, tengo tres años, bailo muy torpemente mi pelo está enredado en un lazo muy rojo beso una foto antigua que contiene tu rostro
el viejo en la ventana me observa atentamente y se sonríe

Isabel García Mellado

Parque de los periodistas

Ella le llevaba sus almuerzos al parque

-debe ser hermoso para los pájaros que ella vaya

le lleve sus asuntos

su pollera.

Él debe almorzar sobre su falda

hacer las lágrimas de un trabajo duro

porque ella sabe que el amor es difícil

y hay que almorzar para dolerse.

Yo sólo paso y la miro tenue

-también tendré un almuerzo sobre el parque

a todos nos toca un amor debajo de los pájaros

a todos nos toca

el combate arriba de la tierra.

Juano Villafañe