La gente de mi pueblo
es iracunda
como esclavos de tártaros.

Todas las mujeres
de mi familia
tienen un talismán
que las protege.

Yo no, pero miento
para que me traten
con cuidado.

Natalia Litvinova

Anuncios

Un comentario en “”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s