Riesgos de la noche

I
Extraño privilegio el de ser para otro alguien
como la luna en el agua:
dama de brumas,
fauna del cielo,
fuego y asombro.
Ese azar, si bendice, no es neutral
y confirma la visceral sospecha:
Toda belleza es arbitraria.

II
Ser, otra vez, la sola.
La que en vano mece su ración de luna
y enciende una vela por segundo,
tratando de ahuyentar la noche.
Un tibio animal que enrola furias
y envuelve el corazón -madero de naufragio-
en lino crudo,
para teñirse el pecho de sol blanco.

III
… y nombrarte despacio,
con dolor de terraplén que se desarma,
resignando sus vigas y sus mañas,
mientras todo lo que amo me abandona
en silencio y para siempre

Raquel Garzón

Anuncios

Un comentario en “Riesgos de la noche”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s