porque fuiste siempre un espejo terrible, una espantosa máquina de repeticiones y lo que llamamos amarnos fue quizá que yo estaba de pie delante de vos, con una flor amarilla en la mano y vos sostenías dos velas verdes y el tiempo soplaba contra nuestras caras una lenta lluvia de renuncias y despedidas y tickets de metro.

Rayuela (Capítulo 1, fragmento)

Julio Cortázar

Anuncios

Una niña y una coyota: cuento tseltal

Aproximación a la literatura en lenguas indígenas mexicanas

TUL CH’IN ACH’IX SOK ME’OK’IL’

(Lengua tseltal – tzeltal)

Spisil te stalej jme’tatik, te xnujp’inik. Te sbabiyal yal xnich’an te ach’me’tatil. Ya me yik’tayik jilel ta na te sbaj alale, ta xkuchel chebuk si’ sok ya’al te yame’tike, melel ja’ sk’an te oranax spastaj te beluk spasej.

Jun k’aal away te tul ch’in ach’ix sbi’il xmal Pale jil ta sna sok te xch’in yunin yits’in te ayniwan chaneb ja’wil ya’wilal sok ch’in sakil ach’ix. Te sme’ bajt’ta alimal awe’, te jich k’ayem yijk’tay te yaltake.

Te me’ok’ile ijk’ ts’irum laj stsotsil, te nopol ya xpajxa ta xujk’xujk’na. La yil away te ch’in ach’ix Xmal te stukel yak ta kajnan na sok te yits’ine. Te me’ok’ile laj yal: “Ya xbaj kil, ayuk baj ay skomenal sti’bal sk’ebanbon tebuk”.

Te ts’irum me’ok’ile xnijlajlan be’el ta be’el ta u’laytawanej. Ja’ chikan k’ot ta sti’ sna te ch’in ach’ix Xmale. La stoy sit, jich…

Ver la entrada original 2.470 palabras más

Valentine

fuiste tú ¿verdad?
¿tú me enviaste un cofre de genitalia?

no dos, pero sí veinticuatro ovarios maduros
con seis inmensos estambres,
cada uno dilatado por el polen
arrojando veneno púrpura
a través de labios curvos, e interiores y suaves pliegues
alrededor de un pistilo carnoso que brilla con una película de humedad,
en los contornos de la punta hinchada
todo floreciendo en un eufórico, húmedo, e hirsuto declive y oliendo…
¿a lluvia recién caída?

gracias por las flores
no leeré mucho sobre eso

Julia Deakin

Agosto

Hay silencio en la casa
Afuera el viento se deshace/ entre las hojas
El frío de agosto/ toca/ raspa
Todavía quedan/ algunos matojos/ de narcisos amarillos/ en el patio
Escucho tu voz diciendo/ como todos los años:/ Hay que pasar agosto…
-Agosto/ agostado/ angostura/ angustia
palabras reunidas que asolaron tu alma-

Ay, padre mío,/ qué poco que supimos/ el uno del otro
Aunque yo te miraba/ pastor de lejanías
en aquella escalera/ que daba a la puesta del sol
¿Y vos, me mirabas/ en el rincón de la cocina
con el cuaderno/ y la tinta china negra
dibujando geografías imposibles?

¿Qué fue de nosotros, padre?
Vos te fuiste en agosto/ poblado de silencios
Yo persisto entre signos/ tratando de alcanzar
la geografía de tu alma
Hay que pasar agosto…/ me digo en un susurro
y miro
los matojos amarillos
en el patio.

Nélida Cañas