Lobo problemático

Los interesados debatieron largo y tendido.
Las condiciones que el problemático lobo
debe reunir son si no del todo opacas
por lo menos caprichosas y de índole variada.

No queremos sembrar la zozobra pero
tenemos pruebas: el lobo anda cerca.
Una y otra vez franquea el límite
de los marcos establecidos y la admisibilidad.

La bestia se desliza por el patio trasero y afila
las uñas en la carbonera. Se lame el húmedo pelaje
antes de esconderse debajo de la cama

donde aún hemos de dormir. Un arbusto nocturno
extiende las agudas ramas en el vientre.
¿Hiciste tú ese ruido? Así no puedo aullar.

Maria Barnas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s